Si por circunstancias inesperadas de la vida un día te encuentras ante una emergencia y necesitas café, pero lo único que puedes encontrar es café soluble… entonces, y solo entonces, necesitarás saber la diferencia entre el café liofilizado y el café soluble ‘normal’ o atomizado.

No hay nada como un café fresco y de temporada, tostado con cuidado y recién molido. Y dudamos mucho que eso vaya a cambiar en un futuro cercano. Pero si se dieran las circunstancias mencionadas (una catástrofe de dimensiones considerables) entonces quizás necesitas tomar café y esta información podrá serte útil.

¿Qué es el café liofilizado?

proceso del café liofilizado en un diagrama
El café liofilizado es un tipo de café soluble que se produce mediante un proceso llamado liofilización. Este proceso consiste en congelar el extracto líquido de café y luego eliminar el agua por sublimación. Es decir, aplicando temperaturas que hacen que el liquido pase directamente del sólido a gaseoso.

Esto permite conservar los sabores y aromas del café sin que se pierdan durante el procesamiento, como ocurre en gran medida con el café atomizado o café instantáneo normal.

En general, el café liofilizado se considera un producto de mejor calidad. Tiene un sabor fuerte y un aroma intenso. También es más duradero que el café soluble normal, ya que puede conservarse por más tiempo sin perder sus propiedades.

¿Qué diferencia hay entre café soluble atomizado (normal) y el café liofilizado?

La principal diferencia entre el café soluble normal y el café liofilizado es el proceso de producción. El café soluble atomizado se produce mediante un proceso de evaporación, que consiste en eliminar el agua del extracto líquido de café.

Es decir, se hace una extracción de café a gran escala y luego se evapora el agua aplicando calor. Esto puede provocar la pérdida de muchos de los sabores y aromas naturales del café.

El café liofilizado, por su parte, se produce mediante un proceso de liofilización. El principio es similar, pero el proceso es diferente. Se hace una extracción de café y se congela, luego se liofiliza que, como hemos dicho, es que el agua pasa de estado líquido a gaseoso directamente.

Al no haber deshidratación por aplicación de calor este proceso permite conservar mejor los sabores y aromas naturales del café de forma natural.

Otra diferencia entre el café soluble normal y el café soluble liofilizado es la duración. El café soluble atomizado tiene una vida útil más corta que el café liofilizado. El café soluble normal debe almacenarse en un lugar fresco y seco, y debe consumirse antes de la fecha de caducidad indicada en el envase. El café liofilizado, por su parte, puede conservarse por más tiempo, incluso a temperatura ambiente.

¿Es bueno el café liofilizado?

Un jarra vierte agua sobre una taza con café liofilizado
Partamos de la base de que por ahora no se ha desarrollado ningún proceso que pueda mantener toda la complejidad organoléptica de una taza de café de especialidad.

El café liofilizado es un proceso que ayuda a mantener más cualidades de aroma y sabor que el café soluble atomizado, pero todavía hay mucho que se pierde por el camino.

Por otro lado, la calidad de un café liofilizado dependerá de la calidad del café con el que se haga. Si se comienza con un café de especialidad, fresco, bien tostado, se hace una elaboración correcta y luego se liofiliza, aunque inevitablemente perderá algunas cualidades, no tiene porqué ser necesariamente un café malo. Esto es lo que se conoce como café liofilizado de especialidad o café soluble de especialidad.

Desafortunadamente, en la mayoría de las ocasiones no es así. Aunque se utilicen cafés arábicas, no suelen ser de temporada ni de especialidad, puesto que encarecería el producto.

Para los cafés solubles atomizados, además, se suele usar robusta para abaratar más los costes, con lo que el producto final acaba siendo fuerte y amargo, sin ningún tipo de complejidad ni notas.

¿Cómo saber si un café es liofilizado o atomizado?

Hay varias formas de saber si un café es liofilizado. Una forma es leer la etiqueta del producto. Si el producto dice que está hecho con café liofilizado, entonces es liofilizado.

Otra forma de saber si un café es liofilizado es observar el aspecto del producto. El café liofilizado suele ser de color marrón oscuro y tiene un aspecto granulado. El café soluble normal, por su parte, suele ser de color marrón claro y tiene un aspecto más polvoriento.

¿Qué ventajas tiene un café liofilizado sobre uno atomizado?

Como hemos dicho, el café liofilizado ofrece varias ventajas sobre el café soluble normal. Estas ventajas son:

  • Sabor y aroma: El café soluble liofilizado tiene un sabor y aroma más complejo y rico que el café soluble normal. Esto se debe a que el proceso de liofilización permite conservar los sabores y aromas naturales del café.
  • Durabilidad: El café soluble liofilizado tiene una vida útil más larga que el café soluble normal. El café liofilizado puede conservarse por más tiempo, incluso a temperatura ambiente.
  • Confort: El café liofilizado es más fácil de preparar, puede prepararse en cualquier lugar incluso con agua fría.

Nuestra recomendación

molinillo de café con granor mejor que café liofilizado instantáneo

Si te estás preparando para el final del mundo y aprovisionando de cafeína y tienes que elegir entre varios tipos de cafés solubles, entonces ya sabes que tienes que elegir café liofilizado.

En cualquier otra situación, te recomendaremos siempre que optes por comprar café de especialidad en grano y que lo muelas antes de prepararlo, es la forma en la que mejor conserva todas sus cualidades.

Claro está que es posible que en circunstancias donde prima la supervivencia quizás el café no sea tu prioridad.

La nuestra sí lo seguirá siendo.

0
    Tu carrito
    Carrito vacíoVolver a la tienda
    Abrir chat
    1
    💬¿Alguna pregunta?
    Hola 👋🏼¿chateamos?
    Disponibles 24/7