Filtro & espresso

Frutos rojos, miel, jazmín

Origen  Yirgacheffe
Altura  2.100 – 2.300 msnm.
Variedad  Heirloom
Proceso  Natural
Productor  Pequeños productores

Boji es el nombre de una estación de lavado en Kochere, una woreda (distrito) de Etiopía conocida por la calidad de sus cafés.

Bordea al norte con otra woreda también famosa por su café y de la cual os hemos traído ya alguno: Yirgachefe.

Lo que hace especial a estas dos woredas para el cultivo del café es tanto su altura, como el clima y la calidad de la tierra.

Esto, junto con el saber hacer de los caficultores, ha hecho que estas dos regiones estén entre las más famosas en Etiopía por su café y por tanto, entre las más conocidas para todos los amantes del café de especialidad.

Boji un café procedente de Yirgacheffe a 2.100m.

La estación de lavado de Boji

La estación de lavado de Boji da servicio a numerosos pequeños caficultores de esta zona.

Los caficultores de países como Etiopía, especialmente aquellos que se dedican a cultivar cafés que acaban en los tostadores de especialidad de todo el mundo, suelen ser pequeños productores que se agrupan alrededor de estas estaciones de lavado para facilitar el proceso y compartir recursos.

Lejos de ser algo en contra, estas agrupaciones de pequeños caficultores hacen que la calidad de los cafés mejore puesto que comparten el conocimiento y los recursos.

Las estaciones de lavado funcionan como un centro de recolección en la que los técnicos de la estación clasifican y seleccionan los cafés y crean diferentes lotes.

De esta manera, las cerezas de café aportadas por los diferentes caficultores son agrupadas de acuerdo con su variedad y calidad para crear lotes únicos y de temporada.

Boji un café procedente de Yirgacheffe a 2.100m.
Boji un café procedente de Yirgacheffe a 2.100m.

Los factores que hacen un gran café

Son muchos los factores que se tienen que dar para que un café obtenga una alta puntuación y se considere de especialidad antes de llegar a los tostaderos.

Entre ellos: la variedad de la planta, las características de la tierra, la altitud, el clima y el saber hacer de los caficultores que determinan cuándo sembrar, en qué condiciones, cómo cuidar las plantas y cuándo recoger la cosecha.

En Etiopía aman su café. No es solo un cultivo para generar riqueza en la población, que también, sino que ellos mismos se sienten orgullosos de este cultivo y se ha convertido casi en una seña de identidad de este país.

Prueba de esto es que casi la mitad del café que se cultiva en Etiopía es consumido en el mismo país.

Boji un café procedente de Yirgacheffe a 2.100m.
Boji un café procedente de Yirgacheffe a 2.100m.

Las características de la región de Kochere

Los caficultores de Kochere, y en especial aquellos alrededor de la estación de lavado de Boji, cultivan el café en terreno montañoso a una altitud de entre 2.100 y 2.300 metros sobre el nivel del mar.

Este lote, que hemos llamado “Boji”, en referencia a la estación de lavado, es de la variedad heirloom, de la familia de los arábica, y ha sido cultivado utilizando métodos tradicionales y sin uso de pesticidas o químicos, como es normal en esta región.

La altura a la que se cultiva, el clima propio de estas alturas, la calidad de la tierra y el saber hacer de los caficultores para elegir y seleccionar las plantas y la cosecha, contribuyen a crear un café con un perfil con notas a frutos rojos, jazmín y miel.

Boji un café procedente de Yirgacheffe a 2.100m.

El procesado natural de la estación de lavado de Boji

El procesamiento natural en la estación de lavado sigue los métodos tradicionales etíopes.

Primero, las cerezas se ponen a flote y se revisa visualmente para ver si está poco madura o demasiado madura y dañada.

Luego de lavar la cereza en agua limpia, los trabajadores la trasladan directamente al lugar de secado.

Distribuyen las cerezas en una sola capa.

En los primeros días, la cereza se voltea cuidadosamente cada 30 minutos para asegurar un secado uniforme.

Durante este proceso los trabajadores también eliminan cualquier cereza dañada.

Después de unos días, las cerezas se ajustan para formar una capa ligeramente más gruesa, lo que ayuda a retardar el proceso de secado.

El proceso completo de secado suele durar entre 2 y 3 semanas.

Boji un café procedente de Yirgacheffe a 2.100m.
0
    Tu carrito
    Carrito vacíoVolver a la tienda
    Abrir chat
    1
    💬¿Alguna pregunta?
    Hola 👋🏼¿chateamos?
    Disponibles 24/7